Buscar en este blog

martes, 15 de abril de 2014

Rosquillas fritas para Semana Santa


  • 3 Huevos
  • 800 gr de Harina
  • 150 gr Coco Rallado
  • 80 ml zumo de una naranja
  • 100 ml de Aceite de Oliva
  • 10 cl de Aguardiente
  • Ralladura de un limón
  • 200 gr Azúcar
  • 1 Sobre de Levadura
  • Gasificante para Repostería (un Sobre Blanco y otro Azul)
  • Aceite para freir
  • Para el almíbar:
  • 400 ml de Agua
  • 180 gr de Azúcar
  • La piel de una naranja
  • La piel de un limón
  • 8 vainas de cardamomo o un palo de canela
  1. Cascamos los huevos sobre una cazuela o cuenco amplio.
  2. Añadimos el zumo de naranja, el aceite, la levadura y los sobres de gaseosas o Gasificante para repostería.
  3. Batimos con la ayuda de unas varillas.
  4. Incorporamos el aguardiente (o ron) y la ralladura de limón. Mezclamos.
  5. Añadimos el azúcar, la harina y el coco rallado. Mezclamos con las varillas primero y, cuando ya no podamos, con las manos BIEN LIMPIAS.
  6. Amasamos hasta conseguir una masa homogénea, brillante y elástica, para nada pegajosa. Si fuera así, añadimos poco a poco harina o coco rallado hasta conseguirlo.
  7. Ponemos a calentar abundante aceite en una sartén y damos forma a las rosquillas. No muy grandes, cuando se fríen aumentan de tamaño.
  8. Freímos a fuego medio las rosquillas y sacamos sobre papel absorbente.
  9. Cuando tengamos todas las rosquillas fritas, prepararemos un almíbar. Vertemos todos los ingredientes en un cazo y hervimos durante 15 minutos.
  10. Retiramos del fuego, dejamos templar y metemos las rosquillas, una a una en el cazo del almíbar, bañamos bien durante unos segundos y sacamos sobre una fuente que tendremos con azúcar glas y canela. Rebozamos las rosquillas en esta mezcla y sacamos a una bandeja o cesta de mimbre.
  11. Estas rosquillas están verdaderamente deliciosas y están mejor de un día para otro. Es más, hace ya tres días que las preparé y están hoy mejor que el primer día.

Seguidores